Post Format

Hasta nunca, tartas de mierda

Vaya, que par de alegrías me he llevado en tan poco tiempo. Primero, entrenamientos de Fórmula 1, Schumacher no consigue la pole, sale en cuarta posicion. Y ahora, viendo los titulares, la noticia que llevaba mucho tiempo esperando: El ayuntamiento de Santiago parece que hará algo contra la invasión callejera de los vende-tartas-de-mierda. El motivo por el que me da náuseas pasear por la zona vieja, y claro síntoma de que el Xacobeo, Camino de Santiago y toda esa mierda no es más que otra estúpida excusa para sacar dinero.

¿Les apetece pasar a probar un trozo de tarta de Santiago o caprichos de Santiago? Puede que nunca más vuelva a escuchar esa frase. Realmente nunca la he escuchado dirigida a mí, y si algún día pasa le explicaré a la señorita las mismas ideas plasmadas en este post pero con otro tono y una ristra de palabras malsonantes.

Muchas veces he pensado en hacer una recopilación de lo que odio de Santiago, pero al llegar a casa prefiero olvidarme. Ya que hoy estoy decidido, explicaré al potencial visitante de Santiago que aquí hay monumentos y cultura, pero lo que realmente abunda son los yonkis tocando la guitarra, estudiantes acabados vestidos de idiotas sacando la cutre limosna del (estúpido) turista, viejos alcohólicos maltratadores de animales haciéndose fotos con importantes personalidades, restaurantes haciendo comida asquerosa cobrada a precios desorbitados y “secuestrando” clientes en plena calle, y como no, estúpidas cajeras de supermercado frustradas, bandeja de trozos de tarta fabricada en serie en mano, metiendo a turistas en situaciones embarazosas para comprar las malditas tartas.

Pasear a día de hoy por la zona vieja de Santiago ofrece la misma indignidad que revolcarse por el suelo de un mercadillo dándose codazos con el prójimo para obtener el menos malo de los productos de los productos de un feriante a un precio bajo para obtener el orgullo de creer falsamente haber vencido al capitalismo.

P.D. ¿Qué nota hubiera recibido si este post fuera una redacción de educación primaria con título “Cómo es mi ciudad”

Leave a Reply

Required fields are marked *.