Post Format

Cena infame

Cena infame

Día de dormir 6 o 7 horas, desayunar Red-Bull con bizcocho de chocolesterol y pastilla de vitaminas, examen de 3 horas y media para el cual hubiera necesitado 7, tarde de horrendo calor con compra masiva de provisiones incluida y por último 3 horas de trabajo en grupo para un cutre-comentario de texto sobre un artículo científico de 1943 en un inglés que por mucho esfuerzo que pueda hacer nunca llegaré a entender.

Con esos precedentes, y habiendo llegado la 1 de la mañana sin cenar, la cena no es placer sino el último obstáculo que te separa del refugio de la cama. Solución: Ensalada resesa con caballa en lata. No se va a llevar el premio a comida más cutre del año (los tortellini resesos con olor y sabor a vómito le quitarán el primer puesto) y desde luego no se va a llevar el premio a comida más cutre de la carrera (en este caso la “merenda de carne portuguesa en lata” con pasta y la ensalada que tuvimos que comer rápido para que no la viera el electricista ya que nos avergonzaba luchan por el primer puesto), pero sin duda estará en el Hall of Infame de comidas cutres.

Leave a Reply

Required fields are marked *.