Post Format

Mariscando

Los mejores percebes no se encuentran paseando por la playa. Están en las rocas más escondidas, donde la marea pega más fuerte, escondidos dónde menos te lo esperas. Desgraciadamente, hay que saber tener cuidado para no resbalar en las rocas. Desgraciadamente, he visto a mucha gente partirse el cuello.

La vida real no es como Estados Unidos, dónde todo lleva un “warning”. Objets in the mirror are closer than appear, rezan los espejos convexos de los coches americanos. Muchas veces he propuesto que todo lo peligroso en esta vida lleve un cartel bien grande, ya que aunque a mi nunca me ha pasado (ni me pasará), no pasa ni una semana en la que no vea retirar cuerpos en estado vegetal de las rocas.

¿De qué va todo esto? Para guardar mi conciencia. No será un “ya te lo advertí”, pero sí un “más vale prevenir que curar”. General Motors vende millones de coches al año, y no creo que tenga ni una demanda por los retrovisores, es algo muy improbable. Aquí pasa lo mismo, no lo hago por alta probabilidad, sino porque no me gustan los juicios.

Que nadie se sienta aludido, a mi las moralinas me hacen vomitar.
Quise hacer un cuento divertido sin parecido con la realidad.
Joaquín Sabina, El rap del optimista

Leave a Reply

Required fields are marked *.