Post Format

Envidia y odio en Silicon Valley

Santa Cruz

Rogelio Bernal es un tipo al que odio, pero con cariño. Hay gente a la que admiro, y trato de llegar hasta dónde ellos están. Pero él me queda tan lejos que, si no lo odiase, tendría que odiarme a mí mismo.

Supongo que a todos nos ha pasado: estar hablando con alguien de un tema con todo el interés del mundo, llega alguien, dice algo, y después de eso nadie se atreve a opinar por meter la pata. Es el “macho alfa” del grupo, y el resto meten el rabo entre las piernas. Pues Rogelio Bernal es capaz de hacerlo, es capaz de que nadie diga nada después de que él hable.

Después, nos deleita en su blog con perlas como esta:

Hoy me enfrento a un gran dilema.

Por un lado, esa tarde a las 6:30pm hay un evento en la sede de Yahoo, aquí en Sunnyvale [...] con gente como Jay Adelson (CEO de Digg) [...]

Por otro, hoy es el cumpleaños de mi mujer [...] y en Santa Cruz hace hoy un tiempo de pelotas para ir a la playa con las crías, y tras revolcarnos en la arena, ir al parque de atracciones que hay justo detras (ver foto).

Bueno… Creo que ya me he decidido. ¡Que le den por culo a Digg y a Gillmor! :-)

¿Quién no le tiene envidia? El caso es que, por suerte y por mérito, su trayectoria es de libro:

Cuando hablo del sistema de educación español, tengo una anécdota curiosa personal que no creo he comentado nunca antes.. Remontemos a 1989… En España ese año yo quería haber entrado a estudiar informática, pero la bendita Universidad de Murcia tenía ese año números clausos y solo dejaba entrar a aquellos que hubiesen sacado mínimo un 7 en el examen de selectividad (que para el que no lo sepa, son varios exámenes de temas muy diversos). Yo había sacado un 6.03 y por tanto, según el sistema universitario español no era digno de estudiar informática. Osea que cogí las maletas, me fuí a Boston y me metí en Harvard, donde no tuvieron problema alguno porque les daba igual lo que yo supiese de Historia si lo que quería estudiar es informática. Varios años después, con la carrera de informática debajo del brazo, me vine a California, entré en Netscape cuando aquello era el ojo del huracán y me fuí después de que AOL pagase un pastón por la empresa, entré en eBay cuando ni su padre sabía a qué se dedicaba esa empresa y me fuí cuando tenía más de 2000 empleados, y ahora dirijo una empresita (lo digo sin cachondeo, no es una empresota) que no es necesario describir ahora, pero que funciona muy bien, me mantiene contento y no me limita a la hora de seguir sacando cosas nuevas.

Sacado de ¿Estudias informática? ¡Ah, un emprendedor!, un texto que en su día ya comenté y que recomiendo leer a todo aquel ingeniero o estudiante de ingeniería (realmente, de cualquier ingeniería).

Por si alguien no pilla la ironía, realmente no lo odio, pero sí lo admiro y me da envidia. Yo no hablo en mi blog de la gente que me cae mal, que para eso ya hay expertos.

Leave a Reply

Required fields are marked *.