Post Format

El tiempo y la percepción de calidad

mecánico

Imagínate que tu viejo coche se estropea y lo llevas a un mecánico. Te dice que lo revisará, a ver qué puede hacer. Te llama al día siguiente, es una avería grave que puede serlo todavía más. Cambiando un par de piezas confía en que el coche aguante. La reparación son 1.200 euros.

Por desgracia, meses después vuelve a fallar porque no era de eso, y hay que seguir cambiando piezas, otros 900 euros. El coche aguanta otro par de meses, pero de nuevo sigue con los problemas y siguen las reparaciones. Al final, cinco meses, un montón de visitas al taller, varios días sin coche y 3.000 euros.

Ahora considera otra opción. El mecánico llega y cambia una pequeña pieza en diez minutos, y te dice que son 3.000 euros. La intuición nos dice que nos está estafando. Pero no, el que nos estaría estafando es el del primer caso, éste nos lo está haciendo a muy buen precio: consigue lo mismo y además nos hace dar menos vueltas.

El ejemplo sirve para entender que lo que realmente aporta una persona y al percepción que se tiene de su trabajo son, en la cultura popular, casi opuestas. A veces cuando las cosas nos resultan sencillas nos olvidamos lo infernal que podrían llegar a ser. Y más ejemplos:

  • El reparto de porcentajes en una empresa, y cuánto se lleva cada uno por qué tarea.
  • Funcionarios, muchos de ellos respetables trabajadores que dedican ocho horas diarias a su trabajo. ¿Pero cuántas libres?
  • En un sentido más amplio, cualquier servicio que nos parezca sospechosamente caro o barato.

    Sí, he vuelto a publicar en mi blog. Y no, no se me ha estropeado el coche, la fábula me la contaron hace tiempo, con mucha más gracia por cierto.

    Foto: Flickr

Leave a Reply

Required fields are marked *.