Post Format

Los siete pecados de los medios

La época posterior a la burbuja puntocom fue un tiempo de ilusión, en el que muchos pensábamos que el panorama de medios de comunicación iba a cambiar radicalmente en sus dos facetas: modelo de negocio y pieza de la sociedad. Y así fue, el cambio de hábitos de consumo de información derivó en la “crisis del papel”, ya crisis económica hizo que el papel ardiese más rápido.

Pero el cambio no fue tal y como algunos pensamos que sería. En general ha sido muy positivo, pero los medios actuales han heredado la mayoría de problemas de sus antecesores, y han creado otros. Lectores, medios y anunciantes han mordido diversas manzanas prohibidas.

  • La inocencia de los lectores al creerse todo lo que escribe un blog. Antonio Ortiz lo explica diciendo que no cree en los blogs. Yo estoy de acuerdo pero con un matiz: esa inocencia es la misma que hace al lector creerse todo lo que lee en un medio tradicional. Que los nuevos medios no solucionen el problema no significa que ellos sean el problema. Y presuponer mayor confianza por ser empresas más grandes es igual que confiar en la mafia más que en un delincuente de poca monta.
  • La traición de los blogs: se hablaba de la ética blogger, pero la palabra ética dejó de estar en primera línea mucho antes incluso que la palabra blogger. En 2003 los blogs iban a garantizar el derecho a la información, tres años después una persona del mundillo me decía – y tenía toda la razón – que a un blogger se le compra con un bocadillo. Descubrimos que un blogger, para bien y para mal, era un comunicador más. O visto desde otro punto de vista más pesimista: todo debe cambiar para que todo siga igual.
  • La gula de los medios online. En internet, como en la selva, no gana el más fuerte sino el que mejor se adapta. SEO agresivo, cesiones de tráfico, contenido de calidad dudosa… En mayor o menor medida, en la adolescencia de los medios online todos nos hemos hartado de comida basura. Por suerte, llegada la madurez, la dieta es más saludable.
  • La soberbia de los medios tradicionales. De “el papel nunca va a morir” y “internet no tiene futuro”, pasaron a “sí, volcamos los contenidos en internet pero eso no da dinero”, y más tarde al “internet nos ha matado”. Y en ese momento han entrado a internet cometiendo los mismos errores, o peores, que los medios online, salvo contadas excepciones.
  • La irresponsabilidad de los departamentos de prensa. La mayoría se han movido de un extremo a otro. Un día internet no servía para nada y todos los medios puramente digitales eran gente sin criterio inventándose cosas. Al día siguiente, los diez principales blogs estaban presentes en sus listas. Aunque del quinto para abajo fuesen gente sin criterio inventándose cosas.
  • La pereza de los anunciantes. Un buen amigo con experiencia en el sector pre y post internet me decía que los banners no funcionan, porque la gente no hace click. Y que en las revistas la gente tampoco “hace click” en los anuncios, pero por suerte para ellas, eso no se puede medir. Por un lado los anunciantes han alimentado a sus vacas sagradas (el papel), pero por otro tampoco han dado grandes incentivos para que la publicidad en internet mejore, evitando así crear estímulos en los medios online para otro tipo de publicidad.

    El séptimo lo dejo abierto, porque estoy seguro de que me faltarán unos cuantos pecados y unos cuantos actores.

    Con todo esto no trato de buscar una visión negativa, sino analizar los puntos mejorables para intentar buscar soluciones. Y, por suerte, creo que pronto veremos pequeños pasos que solucionen estos problemas:


  • Un madurez en la medición de audiencias audiencias. mejoras métricas cuantitativas (que ya han empezado) unidas a mediciones cualitiativas. Creo que es muy fácil predecir esta mejora: peor no se puede hacer. Los pasos hacia esta madurez los dejo para una entrada a parte.
  • El fin de la separación entre on y off. Los pocos que queden sólo en papel pasarán a ser medios, sin coletillas. Y servirá para compararnos de igual a igual. Por ejemplo, las revistas digitales, aunque más cerradas, permitirán a priori unas métricas igual para todos. Al menos hasta que las revistas digitales regalen fases del Angry Birds con cada suscripción.
  • Un movimiento hacia formatos rentables. no servirá ni agregar tráfico sin sentido ni tener una calidad tremenda sin tráfico. Adrián Segovia lo resume en Audiencia sí, pero rentable. Si el anunciante quiere tener presencia en sitios de calidad y de un perfil determinado, debería determinar sus inversiones en función de esto y no del tráfico bruto. Y si quiere tráfico bruto, en internet hay sitios mucho más baratos, y por tanto más eficientes, para comprarlo (redes sociales, o foros).

3 comments

  1. Pingback: La semana en los blogs CCLXXXII - Error 500

  2. Pingback: Los siete pecados de los medios

  3. Pingback: La semana en los blogs CCLXXXII | SONSEMAR NOTICIAS

Leave a Reply

Required fields are marked *.