Post Format

Saber Vivir

Lamento que el programa que más me guste
sea ese que se llama carta de ajuste,
aunque algunos se empeñen en afirmar
que despedida y cierre conecta más.

Joaquí­n Sabina, Telespañolito.

Creo que ya no se llama así­ el programa que “ameniza” las mañanas en TVE, tiene un nombre todaví­a más clarificador como “Por la mañana”. Esto de pasar 20 dí­as sin conexión a internet te permite volver a las malas costumbres de echar un ojo a ver que ponen en la televisión. Y no se si el contenido de la televisión es causa o consecuencia de la pandemia de estupidez colectiva, pero sin duda está en armoní­a con ella.

Uno de los grandes features del programa es el consultorio médico, en el cual ejércitos de amas de casa llaman para buscar solucion a sus dolores. Para todas tienen solución, y reprimenda por no hacer lo que dice el médico, porque es muy importante hacerle caso, y porque no se puede hacer otra cosa. Realmente siento envidia, nunca he escuchado “haz lo que diga el ingeniero, no hagas eso por ti mismo, déjale decidir a él”. Lo malo de la inconsciencia es que no eres consciente de lo que eres.

Poco más tarde el mismo hombrecillo que recomendaba el cataplasma e instaba a la obesa señora al ir al médico para mejorar su salud, nos cuenta lo que mejorarán nuestras vidas con el Colchón Latex Natura™ del Grupo LoMóncaco (que a mi personalmente me suena a holding ilegal con sede en las Islas Caimán y dirigido por algún Antonio Camacho). Aún apareciendo el cartelito de publicidad de rigor (obligatorio por ley) parece un poco antiético una publicidad tan integrada en el programa.

Y como hoy es 31 de Diciembre, tenemos un repaso a lo que ha dado el año. Y he tenido la suerte de ver el repaso de “fenómenos paranormales”, avistamientos de ovnis, señoras a las que le aparecen caras en sus casas, etc. ¿Por qué le pasa a señoras que viven en pueblos y no a ingenieros o universitarios? (¡Háganle caso a sus médicos!). Con afirmaciones tan sorprendentes como las sondas que la NASA ha mandado este año a Marte para comprobar si el planeta estaba habitado. Marte es el que está al lado de Raticulí­n, pasando el planeta de Alf a la derecha, ya sabéis.

Conclusiones para usted, señora nacional, que por jubilación o inactividad permanente ve usted esos programas:

1º) No haga caso de los consejos de la tele. Si no sabe por qué no se pueden mezclar medicamentos con alcohol, experimente usted misma y saque conclusiones.
2º) En su estereotipo de aburrida vida, ¿para qué quiere salud? ¿para qué prolongar su agoní­a? Dedí­quese a utilizar el tiempo que tiene en vez de acumular tiempo para nada. Pruebe las drogas, el sexo a su edad, el arte, la cultura, la ciencia. Y si no muérase, para hacer guisos y ver la tele vale cualquiera.
3º) No vaya al médico. Los universitarios que van al médico una vez cada X años agradecerán no esperar unas colas tremendas formadas por la gente que va todos los dí­as.
4º) Y, sobre todo, no se compre el puto colchón.

2 comments

Deja una respuesta

Required fields are marked *.