Post Format

Mi blog cumple dos años

Informativos: Para ser algo útil, de vez en cuando he intentado informar sobre algunas cosas, como la reforma del código penal del 1 de octubre, o algunos un poco menos serios como la guí­a del buen comprador.

Divagaciones: Desde locuras que ni yo mismo entiendo ahora, hasta profundas reflexiones sobre supermercados que algún dí­a servirán para un libro.

Indignaciones: Si no fuera por mi blog, mi hí­gado no hubiera soportado tantas indignaciones. Los malditos colchones de latex, o la mayor indignación local, la venta de tartas de Santiago en la calle.

Protesta social: Social… o sobre el mundo de la informática, tristemente hay mucho que protestar sobre las dos cosas. Un poco contra patentes y genocidios, preguntas sobre desgracias cómicas con divagaciones incluidas, y como no sobre mensajerí­a instantánea.

Venganza: Alex Ubago, te lo dedico. Realmente va dedicado a mucha gente más…

Experiencias: Desde traumas navideños a grandes hitos de mi vida, pasando por inolvidables veladas y, por qué no, el espí­ritu inicial de un weblog, mostrar a los demás lo que has visto en otras páginas y te gusta.

Creaciones: De lo más estúpido a lo más literario, de lo más real a lo más fictí­ceo que se convierte en real.

Polí­ticos: Claro que tiene que haber polí­tica en el blog, si la hay en todas partes. Hemos tenido tiempo de reflexionar sobre extremos, de celebrar cambios y de quejarnos sobre la monarquí­a.

Antena 3: Que serí­a de mi blog sin poder indignarme con Antena 3. Prometo dedicarle una categorí­a propia en el próximo. Por poner un par de ejemplos, FUD de Antena 3 y El diccionario y el talibán.

Iniciativas: Promover una caza de la maldita comic sans o explicarle al mundo qué es un troll también me ha ocupado en este tiempo.

Ahora que he acabado esta lista, echo en falta muchas historias mí­ticas que recuerdo, pero esto sólo intenta ser una muestra de algunas representativas, ni siquiera son las que yo considero mejores. No puedo acabar sin dos especiales, una es MSN Messenger y yo, ya que mi blog también es mi BOE personal. Y la otra es la historia del nombre de “el agujero de gusano”, cómo empezó y por qué se llama así­.

Y por último, pero no menos importante, acordarme de los posts que están ahí­ pero ni me atrevo a ponerlos en otra recopilación. Porque en parte estoy de acuerdo con la gente que relaciona un blog y egoí­smo, admito que el principal público de mi blog soy yo mismo. Detrás de cada tí­tulo sin sentido o frase ambigua, hay una pequeña o gran historia que prefiero no contar explí­citamente. No por querer ocultar nada, sino porque para mi las mejores pelí­culas son las que no tienen final o las que no entiendo. Por eso, espero que sigáis leyendo historias que no entendéis del todo, y que todos os animéis a escribir un blog con historias difusas que los demás podamos leer sin acabar de entender.

Deja una respuesta

Required fields are marked *.