Post Format

Ten amigos hasta en el infierno

Infierno

El estrés es como la cafeína: malo pero necesario para vivir. La frase Ten amigos hasta en el infierno es la que más se me ha pasado hoy, pero no aplicada a mí, por un amigo que una vez dejó de ser amigo de otro amigo mío y hoy le hubiera salvado el culo con dos clicks de ratón.

Y yo, como siempre, a mitad de camino entre el infierno y el cielo, o Halfway Between the Gutter and the Stars comiéndome tres marrones: el mío y los dos suyos, porque por un terrible efecto mariposa mi felicidad temporal estaba en interbloqueo con la solución del problema del primero.

Todo para que, por la Ley generalizada de Murphy, 25 segundos después de solucionar el problema tras unas horas de estrés y trabajo llegue a mi correo la solución por parte de otro que hizo el par de clicks algo tarde pero sin el mayor esfuerzo.

¡Cuánto hacía que no utilizaba mi blog para desahogarme!

34 comments

Leave a Reply

Required fields are marked *.